Las patitas cortas

Hay muchas cosas que me molestan. Como a todo el mundo, imagino. Pero hay una me irrita especialmente, como a todo el mundo (imagino), y es que me tomen por tonto.

Hay muchos motivos para insistir en que no tengo la más mínima intención de votar a los partidos mayoritarios (PP y PSOE, por orden alfabético para evitar suspicacias). Ni siquiera sé si votaré a los terceros en liza porque creo que es más de lo mismo. Como yo, hay muchos españoles decepcionados con la clase política en general y con el bipartidismo en particular. Cada cual tiene sus argumentos, pero mí me apetece hoy exponer uno que se me antoja esencial: no los votaré porque son unos mentirosos. Con todas las letras (diez, si mis dedos no me traicionan) y toda la mala leche que puedo transmitir, espero, a través de la pantalla de tu ordenador.

Internet tiene algunas cosas malas y muchísimas cosas buenas. Una de ellas (de las buenas) es que se pueden buscar un montón de cosas e incluso se pueden encontrar algunas. A buscar (y encontrar) he dedicado un poco de mi tiempo con el solo objetivo de demostraros lo que digo: Todos mienten, y como la mentira tiene las patitas muy cortas (como las cucarachas), siempre terminamos cogiéndola.

Mienten cuando, siempre cerquita de las elecciones, prometen internet gratuito o maravillosas becas a estudiantes. Mienten cuando garantizan por ley viviendas para todos a buen precio. Mentía Chaves cuando anunciaba a bombo y platillo los dichosos puentes a Punta Umbría (una promesa con la que Perico, por cierto, ya debería haber ganado diez millones) y mentía cuando se aprovechaba de un colectivo como las amas de casa prometiéndole vacaciones y sueldos.

Mintió el gobierno de Aznar, y con él mintió Pedro Rodríguez, cuando anunciaron la nueva estación de tren de Huelva, que supondría un elemento esencial en el ansiado proyecto del AVE Huelva-Sevilla. Previsto, por cierto, en el plan 2000-2007, aunque pronto supimos que por ‘inversión’ se referían al diseño de proyectitos en papel (mojado). Aquel proyecto durmió, como ese otro de los 3.000 puestos de trabajo , el sueño de los justos. Así que luego llegó el gobierno socialista para decirnos que la pesadilla había terminado, y que en 2010 estaría licitado el AVE. Otra mentira a juzgar por lo que sabemos hasta ahora (no os pongo enlaces porque es obvio): tenemos un dibujo de estación, un montón de operarios meneando el terreno y ni un centímetro de vía. Mentía el PSOE cuando pedía enérgicamente al PP que desarrollara el proyecto de aeropuerto en Huelva. Era en 2003 y pedían celeridad. Han tenido que pasar ocho años para que se elija Cartaya como emplazamiento. Ya queda menos…

Hay que reconocerles hasta el sentido del humor. Los políticos nos llevan a situaciones que podrían resultar hilarantes. Por ejemplo, esto y esto. No me negarás que tiene su gracia. Pasan años y legislaturas y cambios de gobierno, y con ellos se produce esta curiosa carrera de relevos: unos piden y otros no dan, para que luego los que no daban, pidan, ante la negativa de quienes antes pedían.

De lo más gracioso si tuviera maldita la gracia.

Anuncios

Acerca de pacomuñoz


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: